Noticias de interés

MIéRCOLES

29

Abr...

Protección de bosques

Especificaciones técnicas para siembra de arboles

Especificaciones técnicas para siembra de arboles

El grado de deforestación en Colombia ofrece una situación preocupante dado que en 2017 el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM), registró 219.000 hectáreas perjudicadas y para 2018 se reportaron 280.000 por lo que el resultado de esto fue un incremento del 27.8%, ante este panorama es de vital importancia encontrar posibles soluciones que ayuden a mitigar este fenómeno que año tras año va en alza.

 

Desde hace varios años la siembra o la donación de árboles han demostrado ser opciones viables para contrarrestar este problema, cabe recordar que algunos de los factores clave que aportan los árboles al medio ambiente son la absorción de dióxido de carbono convirtiéndolo en oxígeno además de proteger el suelo contra la erosión. Es así que diferentes fundaciones en Colombia vienen desarrollando campañas ambientales que buscan incentivar la donación de árboles e impulsar la siembra de los mismos a través de actividades pedagógicas orientadas a la conservación del medio ambiente.

 

Es así que fundaciones como Red de Árboles y Natura Colombia, entre otros, vienen implementando campañas que buscan contribuir a la restauración forestal sembrando especies nativas que apoyen la biodiversidad del país, si bien, son muchas las regiones afectadas por la tala indiscriminada de árboles, lo cierto es que dicha situación tiene un futuro esperanzador debido a la toma de conciencia no solo en el país sino a nivel mundial.

 

Es por esto, que con el trabajo de estas entidades sumado a los miles de voluntarios ambientalistas y el apoyo del sector privado y estatal, además de estar respaldados por la Organización de Naciones Unidas (ONU) se tiene previsto para un periodo de 10 años controlar el cambio climático evitando de esta manera que las consecuencias del calentamiento global sean del todo irreversibles.

 

Manejo técnico para siembra de árboles en reforestaciones y plantaciones forestales.

 

Es claro que la donación de árboles es fundamental para llevar a cabo cualquier actividad de reforestación por lo que es indispensable llevar a cabo un conjunto de técnicas y prácticas silviculturales que garanticen no solo reducir la perdida de las plántulas sino garantizar buenos resultados en la reforestación, para ello, se deben seguir ciertas recomendaciones que además de repoblar las áreas afectadas recupere la fertilidad de los suelos y proteja los cauces y cuencas hidrográficas.

 

Selección del sitio y la especie.

 

El lugar donde se va a llevar a cabo la siembra del árbol debe ser amplio de manera que asegure su desarrollo normal, además de prevenir que su crecimiento no afecte estructuras cercanas u otras plantas del espacio donde se lleve la siembra. Para la selección de la espacie se deben tener en cuenta factores como el tipo de suelo, las estadísticas climatológicas, la luminosidad del espacio a recuperar, medir la resistencia del suelo a la sequía o frio extremo, revisar fuentes de contaminación cercanas y la capacidad de garantizar el riego frecuente y el mantenimiento pos siembra.  

 

Limpieza de terreno y trazado.

 

Como primer paso es necesario eliminar la vegetación no apta como la maleza o cualquier tipo de plantas que constituyan una competencia en nutrientes para los árboles a sembrar, se puede llevar acabo de manera manual o aplicando herbicidas si se trata de especies invasoras.

 

Antes de sembrar los árboles es necesario diseñar un trazado en donde se llevará acabo la siembra distribuyéndolas en forma de cuadrado donde en cada uno de sus vértices se siembra una de las especies escogidas. Otra manera es distribuirlas de forma rectangular, es decir, de la misma manera que en forma cuadrado solo que habría una mayor distancia entre cada plántula.

 

Cuando los terrenos son pendientes la mejor manera de distribuir las plántulas es en forma de triángulos, siendo estos de lados iguales y sembrando en cada uno de sus extremos.

 

Círculo de plateo y ahoyado.

 

Consiste en excavar un círculo poco profundo alrededor de la plántula con la finalidad de dejar la tierra suelta y así facilitar el desarrollo del sistema radicular de la especie que se va a establecer.

El ahoyado consiste en hacer un hueco proporcional a las dimensiones de la base de la plántula, normalmente debe tener unas dimensiones que van de 25 x 25 cm o 30 x 30 cm observando que el terreno quede suelto en la base del hoyo para darle facilidad de anclaje a la planta.

 

Fertilización y abono.

 

En suelos que presenten carencia de nutrientes o que estén erosionados es necesario aplicar algún tipo de abono sea orgánico o fertilizantes químicos como la cal dolomita que aporta nutrientes al área donde se va a sembrar, este químico se debe mezclar con la tierra en el fondo del hoyo antes de sembrar la plántula y en cantidades aproximadas a una libra por planta según el tipo de abono que se utilice.

 

Siembra.

 

Se corta la bolsa de polietileno por un extremo a lo largo de la base teniendo especial precaución de cortar las raíces que estén por fuera del saco, ubicar la plántula en el centro del hoyo y cubriendo el entorno con tierra húmeda afirmándola suavemente con las manos o el pie evitando la formación de espacios con aire y asegurándose que el terreno quede en estrecho contacto con las raíces.

 

Recomendaciones.

 

Cuando se van a plantar árboles es importante evitar temporadas de días con mucho verano y viento evitándole a la planta la tensión que generan dichas condiciones climáticas y que son la principal causa de mortalidad, la mejor época son los días de lluvia, de lo contrario es recomendable aplicar en el fondo del hoyo algún tipo de gel que retenga la humedad de la plántula para que permanezca húmeda durante el proceso de siembra.

 

El riego es fundamental para la salud de la planta se debe hacer de manera uniforme asegurándose que la plántula retenga bien el agua, revisar regularmente el estado de cada una de las especies sembradas con el fin de verificar las que no pudieron desarrollarse, una vez identificadas se deben establecer los motivos de dicha situación y establecer los correctivos necesarios si son del terreno, posterior a esto se debe reemplazar con una siembra nueva.

 

Por otro lado, se debe controlar la maleza eliminando alrededor de la plántula todo aquello que altere su salud o compita en su sano crecimiento, de igual manera verificar la deficiencia de nutrientes llevando a cabo los correctivos necesarios en fertilización que estimulen y aceleren el crecimiento de cada siembra.

 

De igual manera, el control de insectos se debe tener al margen a través de insecticidas y plaguicidas, como también las diferentes podas dependiendo la especie de cada árbol y la finalidad por la que se realizó la siembra, es importante tener en cuenta las especies nativas en aquellos ecosistemas que son protegidos o regulados por las entidades de control de tal manera que no se modifique o altere el funcionamiento o estructura de los mismos.

Autor:

 

Encuentre en Red de Árboles

noticias del medio ambiente en Colombia

Apoyemos al medio ambiente, apoyemos al planeta, es hora de sembrar!