Noticias de interés

MIéRCOLES

10

Ago...

Actualidad

Estrategias de adaptación y mitigación al cambio climático

Estrategias de adaptación y mitigación al cambio climático

Hoy en día el tema ambiental está más presente en los medios de comunicación y en otras esferas de la sociedad que en otros tiempos. Incluso el papa Francisco en su encíclica “Laudato Sí” hace mención. “El cambio climático es un problema global con graves dimensiones ambientales, sociales, económicas, distributivas y políticas, y plantea uno de los principales desafíos actuales para la humanidad”.

 

Seguramente ya has escuchado datos muy preocupantes que advierten sobre la gravedad de las continuas emisiones de gases de efecto invernadero, que llegaría a un límite clave de la temperatura global en cuestión de décadas, o que la subida del nivel del mar se acerque a los 2 metros a finales de este siglo.

 

Es momento que tanto las organizaciones como individuos alrededor del mundo asuman con seriedad las alarmas que los científicos y expertos han encendido en diferentes informes.

 

 

¿Qué dicen los expertos?

 

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) un órgano internacional encargado de evaluar los conocimientos científicos relativos al cambio climático, proporcionó un informe acerca de una evaluación actualizada sobre los flujos de gases de efecto invernadero (GEI) en ecosistemas, uso de la tierra y gestión sostenible en relación con la adaptación y mitigación del cambio climático, desertificación y seguridad alimentaria.

 

 

Opciones de respuesta de adaptación y mitigación

 

El IPCC ha definido la capacidad de adaptación como la habilidad de un sistema de ajustarse al cambio climático, incluida la variabilidad del clima para moderar daños posibles, aprovecharse de oportunidades o enfrentarse a las consecuencias. Es así como las medidas de adaptación están orientadas a actuar sobre los impactos que ya están ocurriendo. Por ejemplo: el uso eficiente del agua, la planificación del uso de suelo, incluyendo la delimitación de zonas de riesgo, construcción de infraestructuras más seguras, sistemas de alerta de inundación y planes de evacuación, medidas profilácticas y de saneamiento y muy importante, la protección de corredores biológicos y la reforestación de bosques.

 

En cambio, las opciones de mitigación se centran en las causas, es decir, en la prevención antes de que se haya producido el impacto. De tal modo, la mitigación del cambio climático consiste en la intervención humana encaminada a reducir las fuentes o potenciar los sumideros de gases de efecto invernadero. Hay estrategias que tienen impactos inmediatos, otras tardan décadas en ofrecer resultados medibles. Algunas de ellas son:


 

Conservación de ecosistemas

Los humedales, páramos, pastizales, selvas, manglares y bosques brindan múltiples funciones y servicios ecosistémicos. Infortunadamente, muchos de estos lugares y su biodiversidad están en disputa por el tipo de uso de los suelos y las actividades que allí se realizan. Es fundamental que líderes, gobernantes y personas que toman decisiones prioricen el equilibrio natural de los ecosistemas ante los procesos de explotación.

 

 

Forestación y reforestación

Sin duda, la forestación y reforestación de la vegetación natural y la plantación de árboles reduce y revierte la degradación de la tierra. A escalas, desde fincas individuales hasta cuencas hidrográficas enteras. Plantar proporciona beneficios inmediatos y a largo plazo. También hay que cuidar de lo ya existente, es decir, reducir la deforestación para bajar las emisiones de GEI.

 

 

Energías limpias

El desarrollo, la habilitación y la promoción del acceso a fuentes y tecnologías de energía más limpias, como paneles solares en los hogares y organizaciones, pueden contribuir a esta adaptación.

 

 

Diversificación en el sistema alimentario

Según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático: Las opciones de respuesta en todo el sistema alimentario, desde la producción hasta el consumo, incluida la pérdida y el desperdicio de alimentos, pueden desplegarse y ampliarse para avanzar en la adaptación.

 

Actualmente, entre el 25 y el 30 % del total de alimentos producidos se pierde o desperdicia. Durante 2010-2016, la pérdida y el desperdicio de alimentos a nivel mundial contribuyeron entre el 8 y el 10 % del total de las emisiones antropogénicas de GEI.

 

La estrategia entonces se trata de diversificar las opciones en la cadena de alimentación humana y suministros. Implementación de sistemas de producción integrados, recursos genéticos de base amplia y dietas equilibradas, que incluyen alimentos de origen vegetal, como cereales secundarios, legumbres, frutas y verduras, nueces y semillas, y alimentos de origen animal producidos en sistemas resilientes, sostenibles y con bajas emisiones de GEI

 

El futuro de la tierra depende, en parte, del resultado climático deseado y la cartera de opciones de respuesta implementadas. Todas las vías evaluadas que limitan el calentamiento a 1,5 °C o muy por debajo de 2 °C requieren mitigación basada en la tierra y cambios en el uso de la tierra. Aún cuando el reto de preservar nuestro planeta es enorme, se garantiza la subsistencia de la humanidad y todos los seres vivos que lo habitan ¡Vale la pena intentarlo!

Autor:

 

Encuentre en Red de Árboles

Noticias del medio ambiente en Colombia

¡Apoyemos al medio ambiente, apoyemos al planeta, es hora de sembrar!