Noticias de interés

LUNES

22

Jun...

Actualidad

Compensaciones ambientales, reservas naturales de la sociedad civil, visión general

Compensaciones ambientales, reservas naturales de la sociedad civil, visión general

Las reservas naturales de la sociedad civil resultan ser vitales para la conservación del medioambiente, pues complementan maravillosamente el trabajo que se realiza desde las entidades públicas, garantizando conectividad entre territorios protegidos, ayudando a monitorear y a proteger las diferentes especies de flora y fauna, e incentivando en las diferentes comunidades un sentido de pertenencia, y un tejido social, en torno al cuidado del medio ambiente.

 

Las personas que deciden convertir sus predios privados en reservas naturales, se deben hacer cargo de una serie de responsabilidades, tales como cumplir con las normativas pertinentes, evitar actividades que afecten directamente a la biodiversidad del predio, o mantenerse en contacto constante con los las diferentes entidades encargadas de control ambiental, pero también son acreedores de una serie de beneficios, entre los que se incluye la respectiva compensación ambiental, en caso de que esta sea necesaria.

 

Las compensaciones ambientales son una serie de compromisos legales que asume toda empresa o proyecto, en el marco del desarrollo sostenible, que afecte gravemente al medio ambiente o deteriore el paisaje. Al solicitar una licencia ambiental, la empresa o proyecto debe presentar un plan elaborado que contemple la prevención de esos daños, y en caso de que no sean prevenibles, debe contemplar la mitigación, la corrección y la compensación del impacto generado por el proyecto que va a llevarse a cabo en el territorio.

 

Existen varios tipos de compensaciones, dependiendo del grado de afectación en el territorio: por sustracción de Área de reserva forestal, por aprovechamiento forestal, por aprovechamiento de especies amenazadas y por la pérdida de la biodiversidad.

 

La compensación ambiental a reservas naturales de la sociedad civil, debe seguir un debido proceso estipulado por la ley,  pero así mismo ofrecen una gran oportunidad para que estos recursos, destinados a recuperar la flora y la fauna de los territorios privados,  puedan ser dirigidos a personas o a organizaciones que trabajen activamente en procesos de conservación o en dinámicas de producción sostenible, logrando así un trabajo en equipo entre las empresas, los organismos gubernamentales, y organizaciones civiles.

 

Para intervenir satisfactoriamente un territorio que ha sido afectador por la actividad económica, es necesario que primero se realice una visita técnica al lugar afectado, para conocer el entorno, las diferentes condiciones ambientales y climáticas, y el tipo de suelo que predomina en el sector, para de esta manera elegir las especies más apropiadas a la hora de realizar la siembra.

 

La primera parte de la siembra debe ser realizada con los especímenes más fuertes, más resistentes a los escases de agua, y a las condiciones de intervención existentes en el lugar, deben ser especies que sean pioneras, que generen las condiciones apropiadas para que otras especies más débiles puedan crecer en un entorno seguro.

 

Después de la siembra, se debe hacer un seguimiento minucioso al crecimiento de las diferentes especies, y a la manera en la que esta nueva área se reintegra a la vegetación ya existente en el territorio, regenerando fuentes de agua y permitiendo la llegada de animales nativos.

 

A lo largo del territorio colombiano ha habido procesos exitosos de restauración de predios privados, todos logrados gracias al compromiso y responsabilidad de empresas, entes de control y a los propietarios de los predios.

Autor:

 

Encuentre en Red de Árboles

noticias del medio ambiente en Colombia

Apoyemos al medio ambiente, apoyemos al planeta, es hora de sembrar!